Niños y niñas como personas entre personas; partícipes de la familia y de la comunidad; ciudadanos y ciudadanas con plenos derechos; con potencialidades para participar activamente en la propia vida y en la vida del grupo de convivencia.

Familia, escuela y comunidad como acompañantes del proceso de desarrollo y aprendizaje de niñas y niños; responsables de garantizar su salud, bienestar y el ejercicio de sus derechos; facilitadores de contextos donde niños y niñas tengan oportunidad de ejercer su actividad autónoma, colaborativa y cooperativa.

La atención mutua, el intercambio, la reciprocidad, la cooperación, la afectividad como ejes para el desarrollo personal, grupal y comunitario.

Objetivos

Visión

Apoyar a familiares, educadoras/maestras y comunidad en la creación y desarrollo de contextos y actitudes que posibiliten la participación de calidad de niños y niñas en su propia vida y en la vida del grupo de convivencia.

Fomentar intercambios personal-sociales de calidad que, contando con la participación, favorezcan la creación de vínculos espetuosos, afectuosos, confiables, estables, seguros, fortalecedores de la autoestima, la propia identidad, las relaciones afectivas, la reciprocidad y las prácticas cooperativas.

Incentivar el ingenio y la innovación en las prácticas pedagógicas, tanto en el contexto familiar como en contextos escolares y comunitarios.

Promover entre familiares y profesionales la confianza en sus habilidades para participar en el desarrollo y aprendizaje de niños y niñas, así como el placer de hacerlo de forma conjunta (colaborativa y cooperativa).